Información sobre los distintos tipos de pruebas de COVID-19

Fuente CDC: Centro para el control y la prevención de enfermedades

Existen diferentes tipos de pruebas de COVID-19 disponibles en la actualidad. Todas tienen sus propias limitaciones y ninguna es 100 % exacta en todo momento. Si usted sospecha que tiene COVID-19, deberá tomar las precauciones necesarias para evitar contagiar a otras personas, incluso si su prueba indica que no tiene el virus. Los CDC ofrecen más información sobre las pruebas.

 

Terminología

  • Prueba con resultado positivo: la prueba indica que tiene la enfermedad.

  • Prueba con resultado negativo: la prueba indica que no tiene la enfermedad, pero se deben considerar otros factores, como el momento en que se realiza la prueba.

  • Prueba con resultado indeterminado: el resultado no es concluyente y se debe repetir la prueba.

Tipos de pruebas:

1.- Reacción en cadena de la polimerasa (Polymerase Chain Reaction, PCR) o prueba de amplificación de ácidos nucleicos (Nucleic acid amplification test, NAAT): Este tipo de prueba, también llamada prueba molecular o viral, se realiza mediante un hisopado en nariz o boca. La prueba detecta una parte del material genético del virus. En la actualidad, se considera la mejor prueba para determinar si una persona se contagió el virus recientemente, pero este tipo de prueba puede continuar arrojando resultados positivos mucho tiempo después de que la persona deja de contagiar y no corre el riesgo de propagar el virus. Los CDC proporcionan más información sobre este tipo de prueba.

Limitaciones:

  • Debe haber suficiente carga viral para que la prueba detecte el virus. Existe un lapso entre el momento en que la persona está expuesta al virus y el momento en que el nivel de la carga viral es detectable para que el resultado de la prueba sea positivo.

  • Una prueba con resultado negativo no descarta la posibilidad de que la persona se enferme rápidamente a causa del virus. Si la persona se realiza la prueba demasiado pronto luego de la exposición al virus, es posible que obtenga un resultado negativo aunque luego se determine que se contagió.

  • Una persona a la que se le indicó realizar cuarentena luego de haber estado expuesta a un caso positivo de COVID-19 no puede acortar el período de la cuarentena incluso si recibió un resultado negativo en la prueba, ya que es posible que se haya realizado la prueba en un momento en que el virus no era detectable.

  • Si la persona presenta síntomas de COVID-19, esta prueba generalmente puede detectar el virus de manera confiable; y una prueba con resultado negativo indica que los síntomas no son causados por el virus de la COVID-19.

  • Una prueba con resultado positivo NO indica necesariamente que la persona aún tiene la capacidad de contagiar el virus. El momento en el que aparecen los síntomas o se realiza la prueba sirve para determinar si la persona aún puede propagar el virus.

 


2.- Pruebas de antígenos: Estas pruebas se realizan mediante un hisopado en nariz. En lugar de detectar el material genético del virus, detectan una proteína presente en él. Habitualmente se encuentran disponibles como pruebas “rápidas” que pueden realizarse en el consultorio médico. La rapidez con la que se obtienen los resultados hace que estas pruebas sean muy útiles.

Limitaciones:

  • Es posible que estas pruebas no detecten los niveles bajos del virus y arrojen más resultados “falsos negativos”. Los resultados de estas pruebas deben interpretarse teniendo esto en cuenta.

Aquellos que dan positivo en una prueba viral (PCR o antígeno) no necesitan pruebas adicionales dentro de los tres (3) meses después del inicio de los síntomas o la recolección de la muestra de prueba.

3.- Análisis de sangre y pruebas serológicas o de anticuerpos: Estas pruebas se realizan utilizando una muestra de sangre y detectan los anticuerpos que el organismo produce para combatir el virus. Estas pruebas son las más adecuadas para determinar si la persona estuvo expuesta al virus en el pasado, pero NO se recomiendan para indicar si la persona está infectada actualmente. Los CDC proporcionan más información sobre estos tipos de pruebas.

Limitaciones:

  • Puede pasar de una a tres semanas luego de la exposición al virus para que el nivel de anticuerpos sea detectable en la prueba. La persona puede estar infectada aunque la prueba de anticuerpos arroje un resultado negativo.

  • Estas pruebas todavía se encuentran en investigación y se intenta determinar si los anticuerpos que detectan pueden proteger al organismo contra futuras infecciones. Nadie debería considerarse inmune a la infección por COVID-19 basándose en estos resultados. Se deben tomar precauciones para evitar futuras infecciones, incluso si la prueba de anticuerpos arroja un resultado positivo.

Fuente TEC de Monterrey

Conoce las diferencias entre las pruebas PCR , de antígenos y las serológicas y cuál sería la más indicada de acuerdo a las circunstancias.

Por RICARDO TREVIÑO | REDACCIÓN NACIONAL CONECTA - 24/08/2021Fotos SHUTTERSTOCK Y PIXABAY

¿Cuál de las pruebas COVID más efectiva para saber si te contagiaste? ¿Cuándo es el mejor tiempo para hacerla para evitar un resultado falso negativo?

El Dr. Oscar Tamez, infectólogo pediatra y miembro del equipo COVID de TecSalud, explica que actualmente hay 3 pruebas para saber si estás o estuviste infectado con el virus SARS-CoV-2.


El especialista señala que estas 3 opciones difieren tanto en métodos de toma de muestras, análisis, y en resultados. Su uso dependerá de la presencia de síntomas y avance de la enfermedad.

¿Cuál prueba me conviene?


El especialista señala que estas 3 opciones difieren tanto en métodos de toma de muestras, análisis, y en resultados. Su uso dependerá de la presencia de síntomas y avance de la enfermedad.

 

Pruebas COVID: ¿cuáles son sus diferencias y cuál debería de hacerme?

 

1.- Pruebas PCR: las más efectivas para detectar COVID con o sin síntomas

Es un tipo de prueba de diagnóstico molecular. Su nombre es RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa, por sus siglas en inglés) y su objetivo es detectar la presencia de material genético del virus del SARS-CoV-2 en el paciente.
 

Ventajas: Es la prueba con mayor sensibilidad y la que ofrece los resultados más precisos.
 

Desventajas: Es relativamente la más costosa y suele tardar más. Como busca la presencia de genes puede dar positivo al encontrar trazos muertos o inactivos del virus.

Obtención de muestras: Nasofaríngea (fosas nasales o la boca) a través de un hisopo para recoger secreciones de la mucosa que después son enviadas al laboratorio para un análisis molecular.


Lo que detecta: Presencia del ARN o ácido ribonucleico del virus SARS-CoV-2.


Para quiénes se recomienda: Para personas que sospechan estar infectados o que han sido expuestas a un posible contagio. Es igual de eficiente en personas presintomáticas, sintomáticas o asintomáticas.
 

Eficacia: Hasta un 94% para detectar la enfermedad.


Tiempo de entrega de resultados: Hay un tiempo estimado de entre 24 y 48 horas para ser entregados a los pacientes.

 

2.- Pruebas de antígenos: poco efectivas para detectar COVID sin síntomas

Son las pruebas de diagnóstico de las más comunes y rápidas para detectar si una persona está enferma de COVID-19, pues con ellas se pueden obtener resultados en menos de una hora.  Sin embargo, también pueden representar un riesgo ante su alto grado de falsos positivos.
 

Ventajas: Su rapidez y su costo relativamente bajo.
 

Desventajas: Su falta de eficacia en detectar a asintomáticos que pueden contagiar el virus.
 

Obtención de muestras: Nasofaríngea (fosas nasales o boca) a través de un hisopo. La muestra se diluye en un medio líquido que da un resultado colorimétrico, que detecta o no la presencia del virus.
 

Lo que detectan: Las proteínas que se encuentran en la superficie del virus.
 

Para quiénes se recomienda: Únicamente para personas con síntomas presentes.
 

Eficacia: En personas sintomáticas, entre un 70 y 90%. En personas asintomáticas puede presentar falsos negativos que rondan entre un 50 y 55%.
 

Tiempo de entrega de resultados: De 40 minutos a una hora para obtener los resultados.

 

“Un paciente sin síntomas no se beneficia de una prueba de antígenos, debe tomar una prueba de PCR; ya si el paciente comienza con síntomas, la prueba de antígenos recupera este rendimiento diagnóstico y es casi a la par de una PCR”, señala el especialista.

 

 

3.- Pruebas serológicas: para confirmar si ya tuviste COVID previamente

Estas pruebas detectan anticuerpos en la sangre de los pacientes que han tenido un contagio de COVID-19 en los últimos 3 meses. Arrojan resultados cualitativos o cuantitativos. Sin embargo, según el especialista, no existe una recomendación oficial de cuándo tomar esta prueba y su uso es de manera individualizada que responde a diferentes fines, por ejemplo, para pacientes inmunocomprometidos o con síndrome inflamatorio multisistémico.
 

Ventajas: Sencillez y costo relativamente bajo. Solo indica si te contagiaste en los últimos 3 meses.
 

Desventajas: No sirve para saber si actualmente tienes la enfermedad. Están dejando de ser utilizadas debido a que su rendimiento puede ser pobre.
 

Obtención de muestras: El primer método es a través de una gota de sangre de un dedo que se aplica a una prueba rápida de metodología colorimétrica. Solo te dice si hay o no presencia de anticuerpos. En el segundo, se obtiene suero a través de una punción en una vena, que se analiza en un laboratorio y arroja la cantidad de anticuerpos presentes.


Lo que detectan: Anticuerpos Inmunoglobulina G (IgG) y la Inmunoglobulina M (IgM) que se producen para combatir la infección.
 

Para quiénes se recomienda: Para quienes quieren saber si padecieron COVID-19, para quienes buscan saber si cuentan con anticuerpos, y para quienes requieren conocer su cantidad de anticuerpos ante una necesidad médica.
 

Eficacia: Según el médico, un porcentaje de la población entre el 30 y 35% no levantan anticuerpos pese a haber tenido una infección documentada.
 

Tiempo de entrega de resultados: Entre 5 y 10 minutos en pruebas rápidas, en pruebas de laboratorio el tiempo puede variar de horas a días.
 

"Un paciente sin síntomas no se beneficia de una prueba de antígenos, debe tomar una prueba de PCR".

 

 

 

“Al principio se hablaba mucho sobre pruebas rápidas para detectar un cuadro agudo con la detección de IgM, el anticuerpo que se elevaría en una infección aguda, pero hemos visto que con el COVID-19 en una prueba rápida no nos da esa certeza diagnóstica.

“Es decir, una ausencia de IgM no nos dice nada y por eso estamos usando pruebas de diagnóstico molecular”, añade el infectólogo pediatra de TecSalud.

 

¿Cuál prueba COVID me conviene en mi caso?

 

Según el Dr. Tamez, las pruebas de diagnóstico PCR y de antígenos permiten saber si una persona está infectada y con el virus activo.

 

¿Cuándo usar la PCR?

 

- Cuando tengas sospecha de infección por COVID-19.

“Ya sea por síntomas o por contacto cercano con una persona contagiada, sin importar si el paciente tiene o no síntomas”, explica. 

- Espera de 2 a 5 días

No busques aplicártela si te reuniste con una persona confirmada o sospechosa de tener COVID.

 

¿Cuándo usar la de antígenos?

 

- Solo cuando tengas síntomas

El especialista en salud recomienda su uso en pacientes que presenten síntomas evidentes de la enfermedad.

“Una prueba de antígeno para diagnosticar a un paciente asintomático no tiene ninguna utilidad”, comenta el médico.
 

- Si sales negativo y tienes síntomas, hazte una PCR

El especialista en salud sugiere hacer una PCR cuando el paciente tenga síntomas evidentes y la prueba de antígenos sea negativa.

 

Aíslate si no puedes hacerte una prueba

 

En caso de que una persona no tenga acceso a una prueba diagnóstica, el Dr. Tamez sugiere cumplir con un aislamiento mínimo de 10 días en personas con síntomas leves y 14 en caso de cuadros más severos de COVID-19.

 

“Si decides seguir la ruta de no hacerte prueba tras haber estado en contacto con una persona sintomática, es importante que cumplas este aislamiento de, mínimo, 10 a 14 días.

 

“Ahora bien, si desarrollaste síntomas y no vas a tomar tu prueba, deben ser mínimo 10 días a partir del inicio de los síntomas”, añadió.

 

“Si decides seguir la ruta de no hacerte prueba tras haber estado en contacto con una persona sintomática, es importante que cumplas este aislamiento de, mínimo, 10 a 14 días".